Amanecer en el campo de amapolas

Hoy me encuentro parada aquì, al lado de la carretera, a observar el mismo campo de amapolas donde aquella vez me hiciste el amor.

Los recuerdos me invaden, las ganas de ti tambièn. Los colores del amanecer fluctuan en el aire, me atraversan, y el deseo de tenerte a mi lado se hace insoportable.

Con los ojos al cielo te pienso. Por què te fuiste? Por què no me diste una explicaciòn?

Ardiente es el anaranjado como tu piel cuando rozaba la mìa.

No nos importaba que la noche se fuera; cuando para delinear la escena la corniz era colorada de los tonos màs intensos: rojas las flores selvàticas, perfumadas del solo sudor de nuestros cuerpos; azul la ùltima estrella que de a poquito se apagaba.

Todo desvaneciò en la nada. El campo sigue igual de bello, el sol empieza a asomarse.

Te gustarìa poderlo ver… Ahora entiendo a los poetas, a los pintores y a los escritores.

La naturaleza se manifiesta, la aurora es esplèndida.

Como recuerdo de nuestro amor me llevo una flor que pondrè en la pàgina de un libro, hasta el pròximo amanecer, porque si de algo yo no dudo es de que te reencontrarè.

Una golondrina acaba de pasar, otra mañana por afrontar.

Vanina Rodrigo, 22 de mayo 2016

Escrito para el concurso literario sobre el amanecer, Zenda Libros

DSC_0136.JPG

Annunci

4 pensieri su “Amanecer en el campo de amapolas

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...